Cada vez que llega esta época del año, echo la vista atrás y recuerdo mis primeros pasos en el viñedo, aprendiendo a escuchar a la vid, sus necesidades y su evolución. Empecé a saber valorar el momento óptimo de vendimia, una difícil decisión que marcaba la calidad y los matices del vino. Hoy puedo decir que siempre tuve a mi lado a los mejores maestros, mi familia, que supo inculcarme la pasión por el trabajo y la importancia de mantener los pies en el suelo y recordar tus raíces.

Por ello, siempre apuesto por trasladar mis experiencias más enriquecedoras a todos aquellos que quieran visitar nuestras bodegas. ¿Y qué mejor manera que hacerlo que dando la posibilidad de vivir en primera persona una vendimia en familia?

Hoy en Cepa 21 comienzan los Talleres de Vendimia, una oportunidad perfecta para reunirse con amigos y familia, y disfrutar de una jornada en un entorno privilegiado como es la Ribera del Duero. Pasear por los viñedos, conocer el punto de maduración de la uva, y acompañar al vino con un buen picnic al aire libre es un plan que haría con toda mi familia alrededor, y así, me sentiría completamente en casa.