Desde que me enamoré de la variedad Godello no he parado de visitar El Bierzo, una zona que me tiene muy sorprendido. Pero es tiempo de vendimia, y nuestros viñedos ofrecen su mejor cara, la de un mar verde lleno de uvas que representan lo que será una fantástica añada.

Esta semana he podido disfrutar de las labores de vendimia con mi equipo de Bodegas Emilio Moro en esta zona. En esta época el ritmo siempre es frenético, pero a pesar del duro trabajo que supone, es una completa satisfacción poder comprobar que las uvas están en su punto óptimo y que todo marcha a la perfección.

Este año no hemos estado solos, nos ha acompañado Mar Villalobos y su equipo de aquí la tierra, que en unos días os mostrarán cómo se vive una vendimia en El Bierzo con nosotros.

Estamos deseando probar El Zarzal y La Revelía que saldrán de esta añada que, como no puede ser de otra manera, hemos cuidado con respeto a la tierra y con miras a mantener siempre una excelente calidad.