Los vino blancos nunca habían sido una de mis prioridades, nunca conseguían engancharme ni despertar mi interés, hasta que probé un vino blanco elaborado con la uva Godello. Fue un amor a primera vista. Aquí nació la idea de que Bodegas Emilio Moro empezase a elaborar vinos blancos. Si mi padre lo viera….

Lo primero fue encontrar la ubicación ideal para lo que tenía en mente. Para ello visitamos las típicas denominaciones en las que la uva godello era un emblema y acabamos escogiendo El Bierzo, una tierra fértil y con un microclima único. Allí emplazamos nuestra base de operaciones y comenzamos a trabajar adquiriendo parcelas y plantando lo que hoy son nuestros viñedos. Aprendiendo día tras día a mimar la uva ya que esta variedad es muy distinta a la Tempranillo por lo que todo lo que sabíamos tuvimos que adaptarlo para llegar a buen puerto.

Hace hoy casi 5 años terminamos nuestra primera vendimia en tierras bercianas y  elaboramos nuestros primeros vinos blancos: El Zarzal y La Revelía consiguiendo unos vinos que añada tras añada no dejan de sorprendernos y entusiasmarnos.