Siempre he creído que los mejores momentos se disfrutan el doble si los compartes con amigos. Por eso, cada año invito a los míos a que vivan la intensidad de la vendimia con nosotros, y no puedo estar más contento de rodearme de los mejores.

Lo mejor de juntarme con ellos es la satisfacción de ver que disfrutan de la naturaleza en estado puro, probando las uvas directamente de la vid, y recogiéndolas con ilusión para luego no parar de reír pisándolas como hacíamos antiguamente.

Cada año grabo momentos en mi memoria y procuro que duren para siempre. Este es uno de ellos porque, sin duda, nada me hace más feliz que verme acompañado de personas únicas que, quizás no esté cada día a mi lado, pero cuando lo están, hacen que me sienta profundamente afortunado. ¡Gracias, amigos por venir a vernos y valorar el vino como se merece!

Como homenaje a un fin de semana de auténtica y divertidísima fiesta de la vendimia, hemos preparado un vídeo que no puedo ver sin dejar de sonreír y desear que llegue pronto la del año que viene.