«El vino ayuda al agua» es el lema sobre el que trabaja la Fundación Emilio Moro ayudando a personas desfavorecidas en aquellos países que han acogido nuestros vinos con las manos abiertas. De esta manera devolvemos a sus gentes parte de lo que nos han dado. Desde hace cinco años estamos trabajando codo con codo con la asociación mexicana Cántaro Azul impulsando el proyecto “Agua Segura en Escuelas” para llevar agua saludable y hábito higiénicos a comunidades rurales de Chiapas, México.

Anualmente reservo unos días de mi agenda para poder visitar estos países y ver los avances de los proyectos en marcha pero, lamentablemente, este año no he podido acudir a mi cita por la situación mundial que vivimos. Estoy muy orgulloso de poder decir que estas iniciativas siguen su rumbo y han ganado fuerza, ya que han evolucionado la manera de trabajar para mitigar los riesgos del COVID-19 en escuelas y comunidades rurales desde una perspectiva de agua, higiene y saneamiento

La labor de la Fundación Emilio Moro sigue su curso con más ilusión y fuerza que nunca.