Polonia es uno de los países europeos a los que más me gusta volver. Nos reciben con los brazos abiertos, siempre dispuestos a conocer más sobre la cultura española, sobre nuestros vinos, sobre nuestra gastronomía. Con un público así, cariñoso y amigable, y yendo de la mano de un distribuidor como DeSabor, las cosas son mucho más fáciles. Y creedme, cuando uno se pasa más de 200 días al año fuera de casa, estas cosas se agradecen.

El cariño por nuestros vinos saltó a la vista durante el evento que celebramos en el Sheraton de Varsovia. Allí pude ver las reacciones de la gente al catar Emilio Moro, Malleolus de Valderramiro y Malleolus de Sanchomartín. Siento algo en el estómago cada vez que veo a alguien disfrutar con nuestros vinos…

También sorteamos un Clon de la Familia. Los que me conocéis sabéis que me siento particularmente orgulloso de este vino, el mejor de nuestra bodega, del que más orgulloso me siento como bodeguero y, además, solidario. Todo lo que recaudamos con su venta lo destinamos de forma íntegra a la Fundación Emilio Moro.

Gracias por tratarnos tan bien, Polonia.

We introduce our wines in Poland

Poland is one of the European countries I always like to come back to. They always welcome us with open arms, always ready to learn something new about Spanish culture, our wines, our gastronomy.  Friendly and caring people and a competent distributor, DeSabor, make things a lot easier for me. Believe me, this is really important for me, since I spend over 200 days per year travelling around the world.

The appreciation for our wines was obvious during the event we celebrated in the Sheraton Varsovia. I could see the reactions of the people who were tasting Emilio Moro, Malleolus de Valderramiro and Malleolus de Sanchomartín. I feel something inside my stomach every time I see someone enjoying our wines…

We also held an auction for our Clon de la Familia. Those of you who know me, you are aware that I feel particularly proud of this wine, the best of our wines and the one that makes me more proud. It is also a charity wine, since every penny we collect goes to the Emilio Moro Foundation.

Thanks for treating us so well, Poland.