Este año no ha empezado como todos esperábamos, pero no por ello podemos dejar de soñar. Nosotros hemos seguido luchando, día a día, por elaborar nuevas añadas de nuestros vinos y transmitiros en ellos todo el cariño y la pasión que les dedicamos en cada momento.

A pesar de ser un año un comienzo de año un poco gris, desde Bodegas Emilio Moro seguimos pintando cada día con la paleta de colores de todos y cada uno de nuestros vinos. Hoy, en concreto, lo pintamos de naranja, nuestro gran naranja Malleolus, ya que vengo a hablaros de su nueva añada: Malleolus 2018.

Su nombre significa en latín “majuelo”, que hace referencia a la forma de denominar a los viñedos en Pesquera de Duero. Bodegas Emilio Moro siempre ha sido una bodega muy familiar con unas raíces ancladas a la tradición, y esta nos parecía una de las mejores formas para que todo el mundo pudiera conocer un poco más de nuestra historia y nuestro pequeño pueblo de Valladolid.

El año pasado celebramos el XX aniversario de Malleolus, pero no por ello dejamos de celebrar todas y cada una de las añadas que nos regala este gran clásico. Desde su nacimiento hasta el día de hoy, muchas cosas de este vino han cambiado: la etiqueta, la botella, la cápsula… pero hay algo que, añada tras añada, sigue fijo: su gran aroma y su especial color rojo cereza.

Con la variedad Tempranillo como protagonista y sus toques aromáticos a especias y torrefactos propios de su paso por barricas de roble francés, podemos decir que estamos más que orgullosos de lo que hemos logrado con esta nueva añada de Malleolus.

Esperamos que disfrutéis de ella tanto como nosotros elaborándola y muy pronto brindéis con los vuestros y Malleolus en las copas celebrando que seguís más unidos que nunca tras todos estos meses tan difíciles. ¡Salud!