Traspasando fronteras para reforzar el legado de mi padre. De Nueva York a Colombia

En más de una ocasión os he comentado que un mismo vino puede saber diferente en función de con quién lo compartas, de dónde lo estés probando, en función del estado de ánimo, de la etapa de nuestras vidas en la que nos encontremos… Son muchos los factores que le influyen a un vino, no solo depende de la climatología ni de aspectos técnicos en su fase de elaboración. El componente emocional es primordial para que un buen vino nos provoque diferentes sensaciones, de hecho, los matices en su sabor pueden cambiar si lo estamos probando en una cata técnica en Bodega, si lo estamos degustando en un cóctel acompañados de prensa, si lo estamos compartiendo en una cena familiar o si lo estamos bebiendo en el mismo Colombia, como es mi caso en este momento.

Hace apenas dos semanas estaba en Ponferrada presentando el nuevo proyecto de innovación de Bodegas Emilio Moro, nuestros primeros blancos de godello con denominación de origen El Bierzo, desde allí me fui directamente a Nueva York para seguir trabajando nuestra marca y dar a conocer nuestros nuevos vinos en el mercado americano, en los mejores restaurantes de la capital estadounidense, entre ellos los restaurantes americanos del afamado chef español José Andrés y hoy os escribo desde Colombia. En esta ocasión he tenido el placer de compartir uno de nuestros vinos más top, Malleolus de Valderramiro 2011, con Ponce, uno de los Sommelier más prestigiosos de este increíble país.

Y es que para afianzar nuestro arraigo a la tradición y para mantener el legado que mi padre nos dejó en esta tierra mágica como es la Ribera del Duero, tenemos que innovar y evolucionar al mismo tiempo que la sociedad lo hace y para ello tenemos que salir del viñedo, tenemos que abandonar nuestra zona de confort y conocer mundo. Gracias a esta filosofía, a no tener miedo a traspasar fronteras, Emilio Moro está presente en unos 100 países, en toda Europa, casi toda América, salvo Uruguay y Praguay y en Asia, donde ya tenemos ocho distribuidores.

Para terminar este post os invito a ver el siguiente vídeo donde podréis contagiaros de la magia de una tierra tan especial como es la colombiana.