Nochebuenas al son de la guitarra

Los que me conocen más de cerca saben que me encanta disfrutar de la buena compañía y de los momentos especiales en torno a una buena comida, a un buen vino y, como sobre mesa, desenfundar la guitarra y cantar un amplio repertorio de temas clásicos de toda la vida y otros más modernos, porque en nuestra familia, una vez que empezamos, ¡nos damos rienda suelta!

La cultura musical la hemos mamado en casa desde pequeños, en nuestro hogar, en vez de sacar las cartas o el dominó, se sacaba la guitarra y nos animábamos a cantar, tocar palmas y bailar.

En esta época del año tan especial y emotiva no puedo hacer más que acordarme de aquellos momentos vividos, de mi padre y de todas las cenas de Nochebuena, Nochevieja, noches de Reyes… Que hemos vivido y disfrutado en la Bodega.

Os cuento esta faceta más personal mía porque hoy 24 de diciembre, Nochebuena, es un día para vivir en familia, para traernos a la mente buenos recuerdos y para valorar la suerte que tenemos. Hoy es un día familiar y esta noche, os invito a todos a pasarla con vuestros seres queridos y a disfrutar de la cena y de lo que la sobremesa os depare, en mi casa, ya os adelanto, que la guitarra ya está preparada.

¡Feliz Navidad!