A través de este post, quisiera compartir las palabras que he dirigido al Sr. Ministro de Economía, D. Luis de Guindos, con la intención de expresar mi más sincero reconocimiento a las personas que desde las embajadas y oficinas comerciales de nuestro país, luchan por la marca España y por facilitarnos las cosas a los empresarios que vamos a buscarnos la vida y a contribuir con la idea de hacer grande la MARCA ESPAÑA.

Durante mi estancia en Dublín el pasado 15 de septiembre, pude comprobar en primera persona la gran labor que desarrolla la Oficina Económica y Comercial de la Embajada de España en Dublín, con quien he tenido el placer de trabajar con motivo de la XI edición de Wines From Spain celebrada en Irlanda, donde participé como invitado de honor y tuve la oportunidad de reivindicar la calidad de los vinos españoles durante mi ponencia.

Desde hace años, en las bodegas que presido, Emilio Moro y Cepa 21, situadas en la Ribera del Duero, luchamos por un reconocimiento internacional de nuestros vinos, al igual que otras muchas marcas españolas. Es por ello que no debería de sorprender si hablo de la pasión y el empeño que cada día ponemos para obtener el reconocimiento de los consumidores de cualquier parte del mundo, intentando alcanzar los 100 puntos, como sí de una buena puntuación se tratara, hablando de vinos.

Durante los 200 días que al año invierto en viajes para dar a conocer y vender, no solamente mi vino, Emilio Moro y Cepa 21, sino mi pueblo, mi región y mi país “ESPAÑA”, del que me siento profundamente orgulloso a pesar de las muchas dificultades por las que atravesamos, nunca me había encontrado con un nivel tan alto de profesionalidad, buen hacer, atención, cariño y dedicación como el que encontré en todas las personas que trabajan en la Oficina Económica y Comercial de la Embajada de España en Dublín, quienes han demostrado que eso sí que es hacer “MARCA ESPAÑA”.

Como comentaba al comienzo de mi post, fui invitado por el ICEX para ofrecer una masterclass de nuestros vinos y de los vinos españoles. Además de suponer un auténtico placer, defender y reivindicar un producto que es una “gran bandera” de nuestro país, quiero destacar la profesionalidad con la que las personas de la oficina comercial prepararon el evento, invitando a los más prestigiosos periodistas y distribuidores, fue encomiable y por eso repito, eso es hacer “MARCA ESPAÑA”.

Y no estaría de más expresar que al margen de este reconocimiento por su desinteresado trabajo, encabezado por D. Javier Garrigues y su equipo, deberíamos ponerles como ejemplo en todas las oficinas comerciales que tiene nuestro país en todo el mundo.

No se trata simplemente de una cuestión de amabilidad y respeto, todo ese comportamiento se traduce en ventas, en imagen, en posicionamiento y en credibilidad, valores de los que precisamente no contamos en demasía.