Hace ya un mes que nos cayó una helada que hizo mucho daño a nuestro viñedo, y que nos entristeció tanto.

Hoy, al volver al viñedo vemos como la vida sigue, y aunque esos tallos tienen la mitad de racimos que deberían tener, al menos el verdor y esplendor de estas cepas nos hace renovar nuestras ilusiones y seguir creyendo que todavía es posible conseguir una buena cosecha en calidad… Aunque ya no será posible en cantidad.

Únicamente la fe puede ayudarnos a superar el desánimo que nos entra al ver las inclemencias del tiempo. Nuestra pasión por hacer el mejor vino cada año se mantendrá firme, porque esa pasión no depende de las inclemencias del tiempo… Seguiremos aprovechando el fruto que nos da la naturaleza para seguir sacando el mejor vino cada año.

A month has passed since the frost destroyed our vineyards. It was a big hit for us.

Today, as I come back to the vineyard, I see how life goes on and, although these stems have half of the clusters they should have, at least the splendor of these vines raises our hopes up and helps us believe we can still aim for a great harvest in quality… Although it won’t be possible in quantity.

Only faith will help us overcome climate problems, in the same way it has helped us in the past. Our passion and commitment to make the best wine year after year will continue to be strong, because passion does not depend on the weather conditions…

We will keep making the most out of the fruit nature provides for us and we will continue to make the best wine, year after year.