Este fin de semana me lo había reservado para disfrutarlo en la mejor de las compañías: Mi gente. Todos los colaboradores de las Bodegas y los suyos celebramos lo que ya hemos bautizado como la ‘Fiesta de la Familia’ y, por segundo año consecutivo, rendimos homenaje a los nuestros por su apoyo incondicional. Arrancamos con una cata dirigida donde los familiares conocieron de primera mano nuestras novedades: La Revelía, uno de nuestros blancos D.O. El Bierzo, La Felisa, nuestro vino ecológico y un homenaje a nuestra madre y Horcajo, el vino más top de Bodegas Cepa 21.

En definitiva, un día familiar en el campo, entre viñedos en el que disfrutamos también de la gastronomía propia de la zona con un buen lechazo churro y aunque hemos estado toda la semana pendientes del tiempo, por suerte la lluvia nos ha respetado y ha hecho un día estupendo.

Considero que es muy importante que nuestras mujeres, maridos, hijos o padres conozcan en detalle el lugar en el que pasamos gran parte de nuestro tiempo. De esta forma, queremos darles las gracias por compartir con nosotros cada día la pasión que sentimos por nuestro trabajo y por el mundo del vino. Gracias a ellos tenemos la fuerza suficiente para seguir creciendo y dar lo mejor de nosotros. Nuestros éxitos son también suyos. Este evento ya es una cita ineludible en mi agenda cada año.