Mi madre significa todo para mí. Era quien hacía malabares en los años 60 en la Castilla profunda, allí donde carecíamos de casi todo, para sacar adelante a su familia. Era quien nos esperaba cada día después de trabajar con un plato caliente en la mesa y muchas ganas de que le contásemos cómo había ido la jornada. Es la que siempre nos ha cuidado y ayudado con una sonrisa en la cara.

Al decir la palabra “madre” se dice casi todo.

Era quien se encargaba de todo eso y quien, a día de hoy, sigue cuidándonos y enseñándonos a valorar los pequeños detalles. Sigue regalándonos buenos momentos y alegrías cada vez que estamos con ella.

En su honor, en 2016, lanzamos al mercado nuestro vino ecológico al que le pusimos su nombre, La Felisa. Este vino hace referencia a todo lo que nos ha enseñado con el paso del tiempo. Un vino único y natural que describe a la perfección cómo ha sido mi madre todos estos años.

Me da pena saber que este año no voy a poder celebrar este día con ella y con toda mi familia, pero me consuela saber que está bien y que nos espera, a todos, para poder celebrar y brindar juntos. En su honor, hoy maridaré mi comida con su vino, “La Felisa”.

Solo puedo decir GRACIAS por todo lo que nos has enseñado y apoyado día a día. ¡Feliz día, mamá!