Muchas veces me preguntáis cómo fue mi flechazo con la guitarra española. A los diez años, los hermanos holandeses del colegio Juan XXIII me recogieron en Pesquera de Duero para llevarme interno a su centro de Mirando de Ebro. Pero yo no valía para hermano y me echaron cuando lo terminé. Mis padres trabajaban en el campo y vendían vino para sacar adelante a sus cuatro hijos. Recuerdo que me daban un sobre con 100 pesetas, es decir 0,80 euros, para vivir un trimestre entero. En el internado, una de las actividades que teníamos que realizar era aprender a tocar un instrumento más allá de la flauta, que era de obligado cumplimiento para todos. Entonces, pedí a mis padres una guitarra y pronto, sus notas me ayudaron a evadirme de aquel entorno religioso y de lo duro que era estar lejos de casa.

 

‘Yo soy Rebelde’

Mi primera canción fue ‘Yo soy Rebelde’ de Jeanette, aunque también tuve que aprender las canciones de misa para animar las liturgias del colegio. Cuando regresé a Pesquera conseguí reunir a tres amigos y a una radio vieja de las de antes que hacía la función de altavoz. El primer día que tocamos en la misa del pueblo, las señoras nos esperaron a la salida de la iglesia como si fuésemos los Beatles. En su vida, habían vivido una misa tan divertida y la alegría de aquellas señoras no se me olvidará en la vida.

 La guitarra siempre daba mucho juego. Sobre todo, a los 16 años. Ya me entendéis. Siempre el de la guitarra tenía más posibilidades. A esa edad, me escapé a trabajar de camarero a Castellón, con 18 y 19 a Santander… Siempre estaba buscándome la vida y, siempre, me acompañaba mi guitarra. He pasado muchas noches al lado del mar, en una tienda de campaña, disfrutando de su música.

Me hubiera gustado aprender mucho más. En la actualidad, la toco para divertir a mis amigos alrededor de un fuego y de unas chuletillas. O cuando vienen los clientes, después de hablar seriamente del negocio. A mi hermano Javi le enseñé yo y los dos, junto a mi padre que era muy cantarín, hemos pasado grandes momentos. La guitarra me ha acompañado durante toda mi vida y, por eso, en mi casa la tengo al lado del sofá.

 

Mi Playlist

Cuéntame de Fórmula V

Con un sorbito de champán de los Brincos

La charanga de Juan Pardo

Let it be de los Beatles