Comienza enero y todos tenemos preparados los regalos para una noche mágica, una noche que vivo siempre con una ilusión especial, la de un niño emocionado y nervioso. Y es que desde la infancia, la noche de reyes se vive siempre intensamente entre los más pequeños, pero también entre los adultos.

Y aunque comenzar el año recibiendo los regalos de los Reyes Magos es una excelente manera de recargar las pilas, pero hay algo más que reconforta y hace que enero se convierta en el principio de un 2020 lleno de buenos deseos, regalar solidaridad. Desde la Fundación Emilio Moro ofrecemos una excelente manera de colaborar con los proyectos solidarios que llevamos a cabo, y que a cambio, todo el mundo pueda tener en casa un regalo que jamás olvidará.

Nuestro Clon de la Familia, el vino más exclusivo y que mejor representa la tradición de Bodegas Emilio Moro tiene una producción limitada y representa nuestro afán por conseguir un fuerte compromiso social. Por ello, los fondos recaudados de su venta se destinan a la Fundación Emilio Moro. Asimismo, hay una manera de lucir una joya y colaborar con el proyecto de acceso al agua potable en muchas partes del mundo, y es nada más y nada menos que con el Collar de UNOde50 que conmemora el décimo aniversario. Un joya solidaria que representa a la perfección el mundo del vino.

Pero como cada vez somos más los que valoramos las experiencias, «Apadrina tu cepa» es un regalo que cala hondo en aquellos que ya lo han vivido. Y es que damos la posibilidad de apadrinar una cepa de los viñedos de Bodegas Emilio Moro, una iniciativa única en el mundo del vino. Y por último, uno de los proyectos que más ilusión me han hecho de este pasado año, nuestro libro, «Si lo sabes escuchar, el vino te habla», un libro que además de ser solidario con la Fundación Emilio Moro, es el fiel reflejo de lo que somos, de nuestro trabajo de más de cien años labrando la viña, de esfuerzo incansable por ser pioneros y de mucho cariño y arraigo a la tierra.

Comenzar el año regalando solidaridad hace que 2020 se postule con un año en el que todos ponemos nuestra gotita de vino para conseguir un mundo más justo e igualitario.