El comienzo del año 2021 ha venido marcado por la llegada de Filomena dejándonos temperaturas mínimas históricas e imágenes invernales únicas en la Ribera del Duero.

¿Cómo afectan estas bajas temperaturas al viñedo? os estaréis preguntando, ¿se mueren las viñas?. La respuesta es que no, para que afecte negativamente al viñedo tendrían que registrarse temperaturas de -25ºC en adelante y que estas fueran mantenidas en el tiempo. Ahora mismo la planta está en para vegetativa, no tiene actividad, por lo que no le afecta en su ciclo vegetativo.

Si las heladas se producen cuando la planta está creciendo puede provocar que sus frutos se pierdan pero ahora mismo lo único que sucede es que los viñedos nevados y helados nos dejan unas imágenes históricas.

¡Es una preciosidad!