Comienza una nueva vendimia en la Ribera del Duero, una vendimia en un año atípico que estoy seguro que va a ser recordado por todos nosotros durante mucho tiempo.

Podríamos decir que es una vendimia atípica ya que es la más temprana desde que yo tengo memoria dándose la mano con la vendimia de 1993 que también fue muy temprana. Cuándo yo era pequeño no había tantos avances técnicos y lo que marcaba la recogida de la uva era el calendario: El día de San Mateo.

Hoy en día el inicio de la vendimia lo marca el estado madurativo de la uva mediante la recogida de muestras en viñedo y su posterior análisis en el laboratorio, así nos aseguramos de que el punto de madurez sea el idóneo.

De lo que sí que estoy seguro de que los vinos de la añada 2020 que elaboremos con estas uvas tendrán un carácter especial y vana. ser únicos.