Desde hace un mes hemos cambiado nuestros hábitos por completo. Ya no salimos de casa más que para hacer la compra y el contacto con nuestros seres queridos se limita a las videollamadas. Va a ser el primer año que en Semana Santa las procesiones y los pasos, se queden en casa como todos nosotros.

Todos los planes que habíamos preparado meses atrás han quedado aparcados y ahora nos centramos en que, tanto nosotros como nuestros seres queridos, estemos sanos y salvos.

Estas fechas han sido, durante años, días de muchas visitas a nuestras Bodegas para poder disfrutar del enoturismo de la Ribera del Duero, del paisaje único de Castilla y de la cultura vitivinícola que lo rodea.

Os propongo un plan: descorchad una botella de tu vino favorito, serviros una copa y disfrutad de nuestros viñedos de una forma diferente, única y a tu gusto. Os invito a que disfrutéis de una visita virtual a Bodegas Emilio Moro y a Bodegas Cepa 21, donde podréis recorrer las salas de barricas, ver los procesos de elaboración del vino y pasear entre los viñedos como si estuvierais allí mismo.

Quiero que en estos momentos podáis visitar nuestras casas sin necesidad de salir de las vuestras.