Siempre es un orgullo y una satisfacción recibir premios por el trabajo bien hecho, pero si encima ese premio es un reconocimiento de la ciudad en la que uno vive, la alegría es doble ya que estás contribuyendo a que la economía de la zona mejore, generando puestos de trabajo y luchando día a día por que tu marca crezca.

La Cámara de Comercio de Valladolid nos nombró como la ganadora a Empresa PYME del Año dando reconocimiento a muchos años de trabajo, esfuerzo y educación a lo que hoy es mi pasión: el mundo del vino.

Reconociendo nuestra labor en la contribución a la economía del país, a generar puestos de trabajo y a nuestros proyectos solidarios en aquellos países en los que tenemos intereses comerciales como México y Colombia, devolviendo así parte de lo que el mundo nos ha dado a través de la Fundación Emilio Moro. Destacando de manera notable en la aplicación de las innovaciones tecnológicas del mercado para cada día elaborar mejores vinos.

Muchas gracias por este reconocimiento.